Tal y como recoge el diario médico AZ Prensa en su página web, un estudio reciente aporta nuevos datos sobre el llamado Síndrome de Acumulación Compulsiva.

La acumulación compulsiva, definida por algunos como Trastorno por Acumulación, se caracteriza por la adquisición y almacenamiento de objetos y por la incapacidad para deshacerse de ellos. Las personas con este problema suelen desarrollar otras obsesiones y compulsiones y llegan a experimentar un alto grado de ansiedad si no acumulan estos objetos que, en la mayoría de los casos, carecen de valor alguno (periódicos, folletos, objetos inservibles, etc.). El acumulador se ve impedido a deshacerse de los objetos inservibles que almacena, casi siempre de manera desordenada, argumentando que pueden tener alguna potencial utilidad en el futuro o porque tienen un especial valor afectivo por ellos.

Si bien en la actualidad para buena parte de los psicólogos y psiquiatras la acumulación compulsiva es considerada un subtipo del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), por su similitud en los criterios diagnósticos con otros cuadros obsesivos-compulsivos, este trabajo, según la información vertida por el medio de comunicación sanitario, ha permitido determinar que, a diferencia de lo se pensaba hasta ahora, el 50% de estos pacientes no presenta trastorno alguno de esta naturaleza. No obstante, en esta investigación, que será publicada en los próximos meses en la revista American Journal of Psychiatry, sus autores concluyen también que en un pequeño porcentaje de pacientes con este síndrome, la sintomatología principal parece estar relacionada con un TOC subyacente. En estos casos, las personas presentan una mayor severidad en la sintomatología y los motivos por los que acumulan objetos están directamente relacionados con los pensamientos obsesivos y las compulsiones propias del TOC.

Al igual que se hace en estudios previos, este trabajo, fruto de la participación conjunta entre el Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona), bajo la supervisión de José Manuel Menchón, y el Instituto de Psiquiatría (Londres) con la dirección David Mataix, distingue entre el Síndrome de Acumulación Compulsiva y el denominado Síndrome de Diógenes. La acumulación compulsiva se diferencia del conocido síndrome, que recibe su nombre del famoso filósofo griego Diógenes de Sínope, en que este último se da principalmente en personas de edad avanzada, y en las que generalmente existe un importante deterioro cognitivo o alguna demencia. Además, algunos de los síntomas principales y definitorios del Síndrome de Diógenes son el abandono extremo del autocuidado (higiene, alimentación, salud, etc.) y la ausencia de conciencia de enfermedad.

Por otra parte, las personas con Síndrome de Diógenes suelen acumular basura (por ejemplo, restos de comida) o incluso animales que han sido abandonados en la calle, mientras que los acumuladores compulsivos almacenan objetos sin valor, tal y como ya se ha apuntado. Finalmente, el Síndrome de Acumulación Compulsiva puede afectar a personas de cualquier edad y el de Diógenes, suele aparecer en personas de avanzada edad y con mayor nivel de desestructuración social y aislamiento. De cualquier manera, es necesario contar con un mayor número de investigaciones que aborden el comportamiento de acumulación compulsiva y sus posibles relaciones con otros problemas de salud mental, pues existen aún pocos trabajos que den cuenta de esta problemática y que permitan hacer un adecuado diagnóstico diferencial con otras patologías en la práctica clínica diaria.

Artículos Relacionados
NUEVOS RESULTADOS EN EL TRATAMIENTO DEL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO
DESAJUSTES CONDUCTUALES EN LOS PROCESOS ANSIÓGENOS: MIEDOS, FOBIAS, PÁNICO Y RITUALES