Un artículo publicado recientemente en el número 23 de la revista digital Seguridad Social Activa, titulado "La Salud Mental en Atención Primaria: mejorar los tratamientos, promocionar la salud mental", (correspondiente a Diciembre 2009-Enero 2010), subraya la necesidad de incorporar los servicios de salud mental en Atención Primaria, con la presencia de equipos multidisciplinares de psicólogos, psiquiatras y médicos de familia.

La revista Activa del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales es un medio de comunicación interna dentro de las Administraciones Públicas, dirigido a las cerca de 40.000 personas que trabajan en esta institución.

El artículo, cuyo autor es Santiago Mario Araña, incide en la importancia de la integración del diagnóstico, tratamiento y atención de la salud mental en los servicios de Atención Primaria, tal y como promueve la Organización Mundial de la Salud, que establece que las enfermedades mentales deben ser consideradas como parte integrante de la buena salud general de los ciudadanos.

Según señala el autor del artículo: "durante siglos, las enfermedades de la mente han sido tratadas como un problema social, separado de cualquier problema de salud física. Pero los trastornos de salud mental, no suceden de forma aislada, de hecho, suelen presentarse junto a otros problemas clínicos y como respuestas a muchas situaciones vitales. Los problemas de carácter orgánico, tanto como las circunstancias de la vida no afectan sólo a una parte del cuerpo, sino a la totalidad del organismo, donde cada una de las dificultades, tiene su efecto sobre las otras".

El artículo detalla las ventajas asociadas de la integración de la salud mental en los servicios de Atención Primaria, relacionadas con un menor coste y aumento de la efectividad del tratamiento, así como con una mejora de la sintomatología que presentan numerosas personas que acuden a este primer nivel asistencial. Además, esta integración de los servicios evita la estigmatización asociada a la enfermedad mental y la discriminación que sufren estos pacientes.

El impacto de los problemas de salud mental en relación al coste económico que generan es muy importante. Tal y como se recoge en el artículo, las bajas laborales por problemas de salud mental representan el 3% del Producto Interior Bruto de España. Además, "si bien, en el análisis tradicional de la repercusión de los problemas de Salud Mental respecto al trabajo se contabilizan, principalmente, los días de baja laboral, el impacto económico que provoca la Salud Mental, se triplica, cuando consideramos un concepto que suele pasar desapercibido, a pesar de ser paradójicamente mucho más impactante: los días de trabajo reducido, por problemas de salud mental. Respecto a las enfermedades consideradas "crónicas" (diabetes, artritis, hipertensión, cefaleas, dolor de espalda o cuello), las enfermedades mentales producen el mayor impacto en el área laboral, triplicando el número de días de incapacidad laboral temporal".

Así mismo, el artículo se hace eco de los resultados encontrados en el Programa FIROS 2007/49, patrocinado por la Secretaria de Estado de la Seguridad Social y desarrollado por la Sociedad Científica ACAPIPSICONDEC y la Sociedad Española de Valoración Médica del Daño Corporal, donde se evaluó el conocimiento de una amplia muestra de médicos de Atención Primaria de nuestro país, en cuanto a su capacidad para detectar y tratar los problemas de salud mental. Según los resultados de dicha investigación, los profesionales de Atención Primara presentaron graves carencias en todos los aspectos evaluados, relacionados con las pautas de diagnóstico, prescripción farmacológica, terapia y evaluación de los aspectos funcionales relacionados con la incapacidad laboral temporal de los problemas de salud mental.

Debido a la grave repercusión de estos resultados, el autor propone las siguientes recomendaciones:

  • La necesidad de adoptar medidas para mejorar la idoneidad de los profesionales que actualmente dispensan bajas por incapacidad laboral temporal en asuntos de salud mental.
  • La necesidad de implementar programas formativos que suplan las carencias encontradas y el desconocimiento en problemas de salud mental, dirigidos tanto a los profesionales de la salud, como a las empresas, Administración y a la población general.
  • La necesidad de un trabajo coordinado y conjunto entre el Ministerio de Trabajo, las entidades empresariales y sindicales y el Ministerio de Sanidad para abordar los asuntos relacionados con la salud mental de la población activa.
  • La necesidad de efectuar cambios inmediatos en los centros de Atención Primaria, incorporando equipos multidisciplinares de psicólogos y psiquiatras cualificados que trabajen junto con los médicos de Atención Primaria, optimizando la atención que se presta a los usuarios de estos servicios.
  • La necesidad de incorporar estos cambios, basándose no sólo en los beneficios que genera a nivel económico, sino también en relación a la calidad de vida, calidad laboral, mejoras en la relación y el bienestar general de la población.