La revista The Lancet ha anunciado la publicación de un estudio que analiza las principales causas de discapacidad y de años de vida laboral perdidos entre los jóvenes de todo el mundo. Se trata de la primera investigación que proporciona datos sobre la incidencia de enfermedades en este grupo, que, según las cifras aportadas por la OMS, supone el 27% de la población mundial.

La investigación, que ha sido realizada basándose en el Estudio de Carga Mundial de Enfermedad de la OMS 2004 con datos de países de África, Europa, América, Asia y Pacífico, establece que, del conjunto de enfermedades, los trastornos mentales (principalmente esquizofrenia, depresión y el trastorno bipolar) constituyen la principal causa de discapacidad entre los jóvenes de 10 a 24 años, representando el 45% de la carga de morbilidad en esta etapa. Detrás de este grupo, se sitúan las lesiones no intencionadas, como los accidentes de tráfico (que representan el 12%) y las enfermedades infecciosas y parasitarias (10%).

El estudio, titulado Global burden of disease in young people aged 10—24 years: a systematic analysis (La carga mundial de enfermedades en los jóvenes de 10 a 24 años: un análisis sistemático), también ha analizado los factores de riesgo más comunes entre los adolescentes. A este respecto, concluye que el abuso de alcohol, las prácticas sexuales de riesgo, la deficiencia de hierro, la falta de métodos anticonceptivos y el uso ilícito de drogas se sitúan como las amenazas más serias, en la actualidad, para el desarrollo de enfermedades en este grupo de la población.

Sin duda, los resultados de esta revisión suponen importantes implicaciones para el desarrollo de estrategias y políticas sanitarias, ya que evidencian que la discapacidad asociada a las enfermedades mentales en adolescentes representa una carga para la salud pública –en términos de años perdidos de productividad- mucho más importante (más del doble), que la asociada a accidentes de tráfico o a enfermedades infecciosas o parasitarias, como el VIH o la malaria.

A la luz de estos datos, los expertos inisiten en la necesidad urgente de invertir medidas para la prevención de enfermedades y la promoción de la salud entre los jóvenes, dirigidas a disminuir la incidencia de los factores de riesgo, así como en reforzar las estrategias de intervención en salud mental en niños y adolescentes.

Más información en:
http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(11)60512-6/fulltext